Crónica de la tercera jornada de Regular Season

Crónica de la tercera jornada de Regular Season

ESL Racing Series MAPFRE ha acogido esta semana su tercera prueba, la primera disputada en la Europa continental y fuera de terreno anglosajón, en el circuito de Zandvoort. Los 18 equipos participantes se dieron cita de nuevo, ésta vez al volante de los Nissan GT-R GT500 del Super GT, pero fue de nuevo el Team Vires el que repitió en lo más alto del podio con Hany Alsabti, el único piloto local de la parrilla, quien hizo valer su pole position.

Alsabti, en busca de redención tras el incidente que le alejó de la pelea por el podio en Silverstone, clavó su salida y mantuvo a raya a un Petar Brljak que al fin había mostrado su ritmo de los clasificatorios, colando en primera línea a una NetRex Grand Prix necesitada de puntos. El croata no tuvo apuros por detrás gracias a la mala arrancada de Kuba Brzezinski, quién por fin lideraba la ofensiva de Williams eSports, pero que perdió cuatro puestos en la salida.

De ello, y de su propia buena salida, se valió David Greco (GSR SimRacing), quien, además de superar al polaco, hizo lo propio con Erhan Jajovski (Team Vires) y Peyo Peev (Alien Performance) en un espectacular paralelo a tres en la recta de meta para situarse cuarto. En este primer viraje, Brzezinski perdió seis puestos en un incidente con Kevin Siggy Rebernak (Edge eSports), el cual cedió cerca de 20 posiciones. Esto favoreció, entre otros, a Nikodem Wisniewski (Williams eSports), que era octavo tras adelantar a Michele D’Alessandro (Musto Racing), mientras Oriol Bohé (MSi eSports) lideraba al contingente español en décima posición tras ganar cuatro puestos, al no clasificar ningún piloto nacional entre los 12 primeros.

Una prueba donde el control del desgaste de los neumáticos fue primordial, más aún dado que la mayoría de pilotos montaron el compuesto más blando. A su vez, surgió un problema inesperado en cuanto a motores, ya que las configuraciones agresivas del radiador por parte de ambos pilotos, en busca de ganar más potencia, generó importantes sobrecalentamientos, incidentes en base a pilotos que perdían ritmo de forma repentina y algunas roturas de motor.

En cabeza, Alsabti nunca miró atrás y, con el mejor ritmo de toda la parrilla, se marchó con comodidad de Brljak, el cual trató de mantener contacto visual hasta tirar la toalla en los últimos minutos, terminando a siete segundos del eventual vencedor de la prueba. De forma poco habitual esta temporada, Risto Kappet (ACR Zakspeed) fue protagonista por su falta de ritmo en los minutos finales, lo que le hizo contener durante varias vueltas a un tren perseguidor de cuatro coches liderado por Greco, aunque se hizo finalmente con su tercer podio en tres carreras.

Desde el quinto lugar, Jajovski jugó la carta conservadora, presionando durante gran parte de la prueba a Greco, aunque sin conseguir que el italiano cometiese un error. El agrupamiento tras Kappet hizo que tanto Peev como Jim Parisis (Edge eSports) terminaran pegados a él, en sexta y séptima posición. En la última vuelta, la pelea por el octavo puesto se animó gracias a unos tardíos problemas de Wisniewski, que permitieron que tanto D’Alessandro como Bohé le adelantasen. El de MSi estuvo cerca de rebasar también al piloto italiano, pero la ambición le costó ser adelantado de nuevo por el polaco de Williams, conformándose con cerrar el top 10.

Varios equipos se han destacado ya a estas alturas como claros protagonistas del certamen, pero todo puede cambiar en cualquier momento, y nuestra siguiente ronda es el escenario perfecto para ello. ESL Racing Series MAPFRE regresa a los Estados Unidos para atacar el óvalo de Indianápolis con los StockCar de la NASCAR Cup Series. Coche, disciplina y forma de afrontar la prueba serán completamente distintas. ¡Emoción asegurada!